1º ESO. La relación de las planta

Cuando hablamos de las plantas, siempre pensamos que se trata de seres vivos que no reaccionan ante los estímulos externos, es decir, a diferencia de los animales que son capaces de huir cuando ven a un depredador.

En el siguiente vídeo podemos ver como reacciona la hoja de una mimosa sensitiva, Mimosa pudica, cuando es rozada.

Los dos tipos de reacciones que realizan las plantas son tropismos y nastias.

Tropismos

Los tropismos son respuestas que realizan las plantas a ciertos estímulos pero que resultan permanentes, es decir, que una vez realizado ya no se pueden revertir. Este tipo de cambios se producen durante el crecimiento de las plantas y pueden ser dos tipos:

  1. Positivos. Son aquellos que provoca un crecimiento hacia el estímulo, por ejemplo hacia una fuente de luz.
  2. Negativos. Cuando el crecimiento, al contrario que el positivo, se produce en dirección contraria.

Tenemos diferentes tipos de tropismos.

  • Fototropismo. Es el crecimiento que realizan las plantas hacia una fuente de luz.
  • Geotropismo. Es el crecimiento que realizan las planta en respuesta a la fuerza de la gravedad. Las raíces realizan un geotropismo positivo, mientras que el tallo hace un geotropismo negativo
  • Hidrotropismo. Es el crecimiento que realizan las raíces de las plantas buscando las zonas con una mayor humedad.
  • Tigmotropismo. Son respuestas ante contactos físicos. Por ejemplo cuando las enredaderas se enredan a otras plantas para poder alcanzar una fuente de luz.

 

Nastias

Al contrario que los tropismos, son cambios que se producen de forma temporal y que tras la reacción por el estímulo, la planta vuelve a su estado anterior.

 

  • Fotonastias. Son los movimientos que realizan un determinado grupo de plantas para poder asegurarse que reciben la mayor cantidad de luz. Este tipo de nastias, pueden realizarlo las hojas de las plantas o las flores como en el caso de los girasoles.

 

 

  • Quimionastias. Son las reacciones de las plantas ante una sustancia química, por ejemplo, cuando las raíces varían su crecimiento si encuentran una zona salina.

 

  • Termonastias. Se producen por las variaciones de la temperatura, para de esta forma protegerse de condiciones adversas, por ejemplo en los cambios de temperatura entre el día y la noche.

 

 

  • Sismonastia. Son los movimientos que sufre determinadas plantas ante contactos físicos.

 

En el fondo, los científicos somos gente con suerte: podemos jugar a lo que queramos durante toda la vida.  Lee Smolin

 

Ad orbis per scientiam

3º ESO. El sistema circulatorio

En el punto anterior, vimos la anatomía del corazón y como este ha evolucionado a través de los diferentes grupos de animales. En este punto, veremos como funciona este y como forma parte del sistema circulatorio.

Dando un pequeño repaso al corazón, este está formado por un tipo de tejido muscular especial denominado miocardio que se caracteriza por estar formado por cardiomicitos que son células especiales que permiten, algo que ninguna otra célula muscular puede, que permiten la transmisión de la electricidad que permite el latido del corazón.

Además el corazón está formado por diferentes estructuras que permiten un funcionamiento optimo.

El ritmo cardíaco

La función del corazón es la de actuar como bomba propulsora de la sangre a través del sistema circulatorio, que más adelante veremos, realizando dos movimientos rítmicos, sístole y diástole, el primero, sístole, que es una contracción del corazón los que impulsa la sangre a través de el sistema de arterias y el segundo, diástole, que relaja el corazón permitiendo la entrada de la sangre proveniente de las venas.

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/2/21/Latidos.gif

Este proceso, es continuo dando como resultado el denominado ritmo cardíaco, que podrá variar según la necesidad de la actividad física y la necesidades de oxígeno que necesite en ese momento nuestro cuerpo.

 

El sistema circulatorio

El sistema circulatorio, que es un sistema cerrado, que impide la mezcla entre sangre oxigenada con sangre pobre en oxígeno, es decir que siempre sigue el mismo camino esta formado, por el corazón que en puntos anteriores hemos descrito, así como arterias, venas y capilares.

 

La primera diferencia que tenemos que hacer, es que las arterias son aquellos vasos sanguíneos que llevan la sangre desde el corazón hacia el resto del cuerpo mientras que las venas son las que llevan las sangre al corazón. En ningún momento debemos pensar que las arterias solo llevan sangre oxigenada a diferencia de las venas.

 

Las arterias, son la encargadas de llevar la sangre procedente del corazón, por lo que en un inicio está tendrás más presión por lo que las paredes de estas son más gruesas, pero a medida que se alejan del corazón estas son más finas ya que la sangre no tiene tanta presión además de necesitar facilitar el intercambio de gases y sustancias.

 

Las arterias, para poder soportar la presión procedente del corazón, están formadas por diferentes capas de  células que les confiere tanto resistencia como elasticidad. Esta última característica es la que nos permite poder tomarnos el pulso.

 

Las venas, al contrario que las arterias llevan la sangre hacia el corazón pero con la desventaja de que ya no portan tanta  presión procedente del corazón lo que presenta el problema de que la sangre podrías no fluir de forma continua e incluso retroceder, para ello las venas poseen las válvulas venosas que impiden este retroceso.

 

Además, las venas al contrario que las arterias, estás se ensanchan a medida que se alejan de los órganos y se acercan al corazón.

 

 

Las arterias se dividen en arteriolas, cuando reducen su diámetro y las venas se inician en las vénulas que son donde se inician las venas. La zona donde ambas estructuras se unen, de denominan capilares, donde el diámetro de estas es microscópico y debido a que deben realizar el intercambio de gases y sustancias solo están formadas por una capa de células denominada endotelio capilar.

Las circulación sanguínea

Como hemos dicho antes, la circulación sanguínea se realiza en un circuito cerrado que impide la mezcla entre sangre oxigenada con sangre pobre en oxígeno, denominado completa y además es doble, es decir que está formado por dos circuitos independientes.

El primer circuito, y de menor tamaño, es el circuito pulmonar que se inicia en el ventrículo derecho y lleva la sangre pobre en oxígeno a través de la arteria pulmonar hasta los pulmones donde se produce el intercambio gaseoso y vuelve a través de las venas pulmonares hasta la aurícula izquierda del corazón.

El segundo circuito, es el circuito general que lleva la sangre oxigenada desde el corazón al resto del cuerpo recogiendo la pobre en oxígeno.

Este circuito se inicia en el ventrículo izquierdo y a través de las arteria aorta que se divide en dos ramas, una ascendente que porta sangre al cerebro y otra descendente que reparte la sangre en el resto del cuerpo. A medida que se alejan del corazón las venas van confluyendo en venas de mayor diámetro hasta llegar a las venas cavas superior e inferior que portan las sangre hasta la aurícula derecha.

 

Una vez que se adquiere un conocimiento básico, cualquier intento de impedir su realización sería tan inútil como la esperanza de detener la Tierra en su movimiento alrededor del Sol. Enrico Fermi

 

Ad orbis per scientiam

1º BAT. La célula y la Teoría Celular

A continuación os dejo el vídeo, perdonad la calidad, sobre que es una célula y la teoría Celular

1º ESO La nutrición en las plantas y la fotosíntesis

 

Las plantas, junto a otros seres vivos como las algas y algunas bacterias, son seres autótrofos, es decir que son capaces de utilizar compuestos inorgánicos para producir compuestos orgánicos, los que podríamos decir en otras palabras, que son capaces de fabricar su propio alimento lo que las coloca en la base de la cadena trófica.

Para poder realizar esta función la planta debe realizar tres procesos  diferenciados, pero que el fin de ellos es el mismo, crear los nutrientes necesarios para que la planta pueda realizar sus funciones vitales.

Los procesos son los siguientes:

  • Absorción de nutriente. Como vimos en el punto anterior, este proceso se realiza a través de las raíces, mas concretamente a través de los pelos absorbentes. Para ello, las raíces absorben del suelo el agua y las sales minerales que hay disueltas en ella. Esta mezcla que absorben, ascenderá hacia el tallo y se denomina savia bruta.

 

  • Transporte. Aquí tenemos dos trasportes diferenciados, el primero es el de la savia bruta que asciende desde las raíces hacia las hojas para que la planta pueda realizar la fotosíntesis y la segunda es la de la savia elaborada que es el producto obtenido en las hojas tras realizar el proceso de fotosíntesis. La savia bruta asciende a través de los vasos leñosos hacia las hojas, el conjunto de estos vasos forman lo que denominamos xilema. Por otro lado, la planta posee una red de vasos que se denominan vasos liberianos, cuyo conjunto forman el floema y que son los encargados del transporte de la savia elaborada.

 

  • Fotosíntesis. Es posiblemente el proceso más importante que ocurre en las plantas, más concretamente en las hojas, por el cual unos orgánulos que existen en las células vegetales, llamadas cloroplastos y contienen clorofila, crean a partir de la savia bruta, el dióxido de carbono y la luz solar la materia orgánica que necesitan y además liberan oxígeno a la atmósfera.

  • Respiración celular.  Se trata del proceso que ocurre en otro de los orgánulos que existen en las células vegetales, también en las animales, que se llaman mitocondrias, y por el cual utilizando la materia orgánica y por procesos químicos las células obtienen la energía que les permiten vivir así como nuevas sustancias. En este proceso además, se libera dióxido de carbono a diferencia de la fotosíntesis que libera oxígeno.

  • Intercambio de gases. Además del proceso de fotosíntesis y respiración celular, las plantas realizan un continuo intercambio de gases con el exterior a través de los estomas, que es una estructura formada por dos células que forman un poro llamado ostiolo, por el que se produce el intercambio de oxígeno, dióxido de carbono y agua en forma de vapor.

 

 

«La ciencia es la clave de nuestro futuro y si tú no crees en la ciencia, entonces nos estás reteniendo a todos hacia atrás». Bill Nye

 

Ad orbis per scientiam

3º ESO La sangre

La sangre, aunque en estado líquido, se trata de un tejido conectivo encargado principalmente de transporte se células, llevar sustancias a las células, nutrientes por ejemplo, y retirar los productos de desecho producidos por el metabolismo celular. Además es la encargada del transporte de hormonas que son necesarias para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo y el mantenimiento de la temperatura corporal.

Pero si tenemos que destacar una función entre todas es la del transporte del oxígeno desde los pulmones hasta las células y la retirada del dióxido de carbono. Para ello cuenta con unas células especiales llamada eritrocitos o glóbulos rojos.

Cuando estudiamos la sangre podemos observar que tenemos dos fracciones, una celular y otra denominada plasma.

Fracción celular. Esta formada por diferentes tipos de células de las que destacamos tres clases:

 

  • Eritrocitos o glóbulos rojos. El eritrocito es una célula en forma de disco bicóncavo con un diámetro aproximado de 7 micras y un espesor de 2-3 micras. Es anucleado, es decir que a diferencia del resto de las células de nuestro cuerpo no posee núcleo. Su importancia radica en que porta una proteína denominada hemoglobina, esta es la encargada del transporte del oxígeno y el dióxido de carbono desde las células hasta los pulmones. Son las células más numerosas y tienen una vida media de 4 meses.

  • Plaquetas. También conocidas como trombocitos, en realidad no son células sino pequeños fragmentos de estas, que carecen de núcleo y son el resultado de la fragmentación de los megacariocitos. Su función es la de formar trombos cuando se produzca una rotura en el endotelio de los vasos sanguíneos evitando así las hemorragias.
  • Glóbulos blanco. Son conocidos como leucocitos y son células de formas muy variadas encargadas de las funciones defensiva del cuerpo humano, formando la parte principal del sistema inmunológico. Pueden ser basófilos, eosinofilos, neutrófilos, monocitos (fagocitos) y linfocitos.

 

La otra fracción de la sangre es el plasma, que se trata de las parte líquida formada principalmente por una disolución de agua con proteínas, glucosa, vitaminas, hormonas, oxígeno, nitrógeno y dióxido de carbono además de sustancias de desecho. El plasma llega a representar entre un 55 y 60% del volumen total de  la sangre.

«Después de todo, ¿qué es un científico entonces? Es un hombre curioso que mira a través del ojo de una cerradura, la cerradura de la naturaleza, tratando de saber qué es lo que sucede». J. Y. Cousteau

Ad orbis per scientiam

58 visitantes conectados ahora
46 visitantes, 12 bots, 0 miembros
Máx. de visitantes hoy: 73 a las 12:09 am UTC
Este mes: 100 a las 04-01-2020 03:55 pm UTC
Este año: 118 a las 03-12-2020 08:03 am UTC
En total: 191 a las 06-01-2017 05:23 pm UTC

Nos obligan a avisaros de que usamos cookies. Si pulsas ok, estaremos muy contentos Ok